Diseñando la web física

La Internet de las Cosas –Internet of Things, o IoT– es la promesa de que en algún momento los objetos cotidianos que nos rodean estarán conectados a la red mundial de datos. Aunque esta visión aún no llega por completo, la Web Física –Physical Web– es un paso importante para volverla tangible.

La Web Física (Physical Web)  podría sonar como un intento de darle un nombre distinto al Internet de las Cosas, aunque es realidad es una parte de ésta. Internet y la Web no son lo mismo, son diferentes entidades donde la primera se refiere a la tecnología e infraestructura que hace posible la red mundial de comunicación; la segunda se refiere a un servicio de transmisión de datos con la que se puede interactuar a través de un navegador web, o browser.

De  manera análoga, Internet de las Cosas es una colección de objetos inteligentes que se están conectando rapidamente a Internet, y la Web Física nos permite tener acceso e interactuar con esos objetos a través de un navegador web de una manera simple e intuitiva.

Web física en un iPhone  Web física en Android

Una solución de Web Física se basa en tres componentes:

1. Objetos inteligentes

El primer componente de la Web Física son esos objetos inteligentes que mencioné antes, que son pequeños dispositivos capaces de emitir una señal de corto alcance usando Bluetooth a otros dispositivos que se encuentren cerca, como smarthphones, para interactuar con ellos con información que obtienen de Internet.

Beacon comunicándose con una app
Un beacon comunicándose con una app

Los beacons son un buen ejemplo de estos objetos, además de que son baratos y sencillos de instalar. Algunos beacons tienen sensores que les permiten detectar su ubicación geográfica, medir la temperatura ambiente donde están instalados o detectar si otros dispositivos alrededor suyo se están acercando o alejando de ellos.

Tal vez el principal problema de los beacons es que para proveer una experiencia de usuario enriquecida dependen de que los usuarios tengan instalada un app en su móvil con capacidades para reconocerlos y comunicarse con ellos. Si el usuario no tiene la app o no puede instalarla, el beacon es invisible para él.

2. Direcciones web

URLPara resolver este problema, la Web Física utiliza como segundo componente una dirección web o URL. Los objetos inteligentes en la Web Física envían constantemente una dirección web que cualquier dispositivo cercano al objeto puede recibir; la idea es replantear los sitios web móviles para que muestren información relevante a un usuario en una ubicación física, por ejemplo: junto a una máquina expendedora, un poster, una parada de autobús o una cafetería, sin necesidad de que los usuarios descarguen una app primero sino que utilicen una app que ya está en su dispositivo: su browser.

3. El navegador web

Navegadores web para móvilEl tercer elemento de la Web Física es el navegador web del smartphone, que toma el lugar de la app en esa conexión con un beacon e interpreta la dirección que se le envía para abrir una página móvil específica para el contexto del usuario.

El navegador es capaz de detectar los beacons de Web Física alrededor suyo y mostrar su información ordenada por una combinación de factores como proximidad, intensidad de su señal, las preferencias del usuario, su historial de búsqueda y de navegación.

Al seleccionar un enlace de Web Física en una parada de autobús podría mostrar los horarios de los autobuses y un mapa con sus rutas. Una máquina expendedora podría ofrecer una página web para seleccionar y comprar un producto, o un parquímetro puede dirigir a su usuario a una página para pagar por tiempo de estacionamiento:

A donde sea que cada dirección web dirija, toda la interacción ocurrirá dentro del navegador web sin necesidad de que el usuario descargue una app especial para cada experiencia.

* * *

Comenzar a experimentar con la Web Física es muy sencillo: toda la información técnica está disponible en GitHub y hay una guía para comenzar desde cero en ese mismo sitio. Muchos beacons comerciales como BKON, Estimote y GemTot ya son compatibles con sus protocolos.

Aunque el planteamiento de la Web Física suena simple, aún se tienen que resolver los problemas que ya existen con la web móvil como privacidad, SPAM, problemas de usabilidad y de conectividad antes de que el concepto despegue del todo.

La idea de la Web Física es crear un estándar abierto que eventualmente pueda integrarse en cada dispositivo y navegador, y así comenzar a conectar la web con el mundo allá afuera.

 

Consultor en experiencia de usuario, developer, conferencista, escritor y emprendedor. Trabaja en Tesseract Space, es Google Expert en UX/UI, Microsoft Regional Director y co-fundador de UX Nights.